¿Por qué "La cuevita de la izquierda"?


El nombre de este blog, "La cuevita de la izquierda", fue sugerido por la Vicesecretaria General del PSOE, Elena Valenciano, que en una de las más desafortunadas declaraciones que se la recuerdan, aunque tiene muchas, manifestó que el PSOE debería abandonar "la cuevita de la izquierda" si quería tener algún futuro.

Este blog en origen fue creado por Juan Ramón Lagunilla fruto de una conversación sobre el despropósito de la frase de Elena Valenciano que tuvimos los dos y mi amigo Paco Ramos. Meses después, como del trío solo yo no disponía de una página en la que difundir mis inquietudes, le pedí a Juan Ramón que me cediera esta "cuevita" donde guarecerme en la nueva etapa que inicié cuando el pasado 17 de mayo de 2013 dejé todas mis responsabilidades en UGT. Simplemente he puesto dos fotos de la montaña palentina, una de Fuente Cobre, y otra de la majestuosa Peña Labra.

Aquí os espero.

martes, 11 de marzo de 2014

EL 8 DE MARZO NO SE CELEBRA NADA, SE CONMEMORA UNA LUCHA. EL PP ODIA A LOS MINEROS.

El sábado se ha conmemorado el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, de la mujer a secas para las Administraciones tan dadas apropiarse de los símbolos pero vaciándoles de todo contenido reivindicativo, olvidando el origen laboral y trágico de esta fecha, la muerte quemadas vivas de 129 trabajadoras en huelga en una fábrica textil de Nueva York en el año 1911 cuando el empresario las cerró con  candado las puertas.

       Como todos los años, se publican abundantes y acertados estudios que coinciden en lo esencial, la desigualdad salarial con los hombres, la mayor precariedad absorbiendo más del 80 % de los contratos a tiempo parcial no voluntarios, menores prestaciones por desempleo y, en el futuro, una condena, en el mejor de los casos, a pensiones de subsistencia cuando no una de  viudedad al no haber podido reunir las cotizaciones necesarias. En definitiva, son más pobres y lo serán hasta el fin de sus días.

       Aun siendo preocupante estas injusticias comparativas, con la crisis económica y de empleo como disculpa más que como causante, se está llevando a las mujeres a algo mucho más peligroso, a un retroceso social y cultural de décadas del que no va a ser fácil volver. Por cierto, muy del gusto de una visión conservadora de la sociedad. Cuántas mujeres que han perdido sus empleos no van a volver a trabajar, cuántas ante la escasez de ingresos en el hogar  y sin posibilidades de trabajo han vuelto a ocuparse de sus padres, de sus abuelos, de otros familiares sacándolos de las Residencias para ahorrar, para hacer algo en beneficio de la familia, cuántas se han visto otra vez con la profesión, entre comillas, de amas de casa, dándose  de bruces con el pasado. Por no hablar de la discriminación a mayores que sufre la mujer rural.

       Si la crisis las está arrebatando el futuro, dándolas una patada hacia atrás, el Gobierno del PP quiere rematarlas, quitándolas la decisión sobre sus embarazos, incapacitándolas en la práctica. Antes necesitaron la firma del marido para abrir una cuenta bancaria o trabajar, hoy el Estado, por mor de Gallardón, aspira a apropiarse de sus “vientres procreadores”.

       Cruel ironía que cuanto más mujeres hay en los lugares dónde se hacen las leyes, dónde se toman las decisiones políticas (el 36% en las Cortes Generales, más del 40% en los Parlamentos económicos, un número considerable en los Gobiernos) menos avances, o para ser más exactos, más retrocesos se producen.

       Hasta en el lenguaje hay retroceso, de la igualdad efectiva de la Ley de 2007 pasamos a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, para terminar tapando  interesadamente la mayor de las desigualdades, la que se da entre los que más tienen y los que menos, como si todos partiéramos de las mismas condiciones en origen.

       ¿Quién lo tiene peor, quién va a tener menos oportunidades, la hija del de ZARA, décima fortuna mundial ella solita, o el hijo de un trabajador de la hostelería por muy hombre que sea? No conviene olvidar esta desigualdad, origen de las restantes.

       Vuelvo al  principio, al origen de le celebración, el martirio de los débiles, como en el Día del Trabajo, el 1 de mayo, para mostrar mi indignación de los actos convocados en Palencia por la Administraciones Públicas.

       Esto es como hace años los 23 de abril, el Día de la Comunidad, el pueblo llano en Villalar y la Junta dando premios, en su palacete.

       Un manifiesto que ni menciona el principal ataque a las mujeres, la reforma del aborto, olvida la violencia de género,  donde las injusticias no son culpa de nadie y los problemas se solucionarán por generación espontánea o cuando Dios quiera.

       En fin, la demostración femenina en el Teatro Ortega que me recuerda los Primeros de mayo, día de San José Obrero, en el Santiago Bernabeu con autobuses llegados de toda España. La representante de la Junta hablando del Banco Mundial, mientras en los centros de su Consejería se hace la vida imposible a las mujeres trabajadoras, impidiendolas conciliar vida laboral, familiar y personal. Que se de un paseo por el CAMP “Nuestra Señora de la Calle” si quiere ver mujeres trabajadoras y discriminadas. Qué jeta.

       OTRO ATROPELLO A NUESTROS MINEROS.
      
       Termino anunciando una injusticia más del Gobierno de España con nuestros mineros, la semana en la que Palencia enterró parte de su historia, cerrando el último pozo minero. El muerto al hoyo, y el vivo al bollo. Quiero decir, los mineros al paro, sus hijos, sus pueblos sin futuro y, los alcaldes, al bollo, a seguir derrochando Fondos MINER para hacer Ayuntamientos, puentes, piscinas o lo que haga falta.
      
        Pero, me desvío, de lo que quería denunciar. Tenemos miles de prejubilados mineros en España, unos cientos en Palencia a los que entre su empresa  y el Gobierno les están rebajando sus emolumentos en más de 300 euros mensuales sobre lo firmado en los contratos de prejubilación. No se conforman con no aplicarles  el incremento del 1,5% anual firmado, sino que  en 2013 les han aplicado una revisión salarial a la baja. El ministro Soria quiere que le devuelvan un 1,2% porque la inflación se quedó en el 0,3%. Hay dos sentencias favorables a los prejubilados, pero no se aplican. Cada día tengo más claro que el exterminio de la minería por el PP, que la humillación de los mineros, con el silencio cómplice de los Alcaldes, es un ejercicio ideológico de la derecha política, contra su cultura, su solidaridad de clase, que le viene muy bien a los intereses de las Eléctricas.
         Compañeros de los sindicatos mayoritarios, aquí hay tajo, a dar asambleas, a informar, a la presión y a la movilización. A lo mejor de la clase trabajadora, a los que tantos derechos pelearon para todos, no se les puede abandonar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada